Buscar

Ayuntamiento de Guadix

Portal web municipal

Estás en:

Inicio

>>

Conoce

>>

Patrimonio Moumental

>>

Otras Iglesias

Otras Iglesias

Iglesia y convento de San Diego

Al finalizar la calle conocida como de la Gloria y sobre una plaza amplia que bien puede ser el centro del barrio se alza lo que fuera el convento de San Diego (Franciscanos de los Descalzos) y su iglesia. Este templo está constituido (en la práctica) por una sola nave central cubierta con bóveda de cañón al fondo del presbiterio, existe un retablo moderno y situado en el el camarín de la patrona de la ciudad. Esta iglesia curiosamente al igual que la de Santo Domingo, hoy de San Miguel Nuevo, no tiene torre y su fachada en este caso se remata con una espadaña que da cobijo a una sola campana. A continuación, hacia la derecha de la fachada de la Iglesia se levanta la parte antigua del convento con 2 plantas y doble hilada de ventanas agemeladas con un remiendo de gótico que ha sido remodelado recientemente.

Hacia el sur de la ciudad, en el fondo de la calle de la Gloria, encontramos la iglesia y el convento de San Diego, en el centro de la amplia plaza de su nombre, formando el centro neurálgico y urbano de este barrio, al extremo de lo que fue carrera de los Caballos, después sólo Carrera y, en el barroco, meta del vía crucis que, desde San Miguel, se remataba aquí. Esta iglesia y convento de San Diego era de los padres Franciscanos Descalzos, de la reforma de san Pedro de Alcántara, conocido vulgarmente con el nombre de convento de San Diego, culto que, anteriormente, en el siglo XVI, se celebraba en el otro convento de San Francisco. Se estableció este convento, con su iglesia aneja, en la zona fronteriza entre casas y cuevas, en el sector sureste de la ciudad, aproximadamente en el ángulo que forman los caminos que, por aquí, se dirigen a Almería o al Sened, en un sector, entonces, prácticamente despoblado, próximo a las ermitas de San Marcos y de San Pedro.

Iglesia de Sta. Ana
Iglesia de Santa Ana

Como tantas otras en la ciudad, surge sobre la precedente mezquita musulmana, sirviendo casi de centro neurálgice de este antiguo barrio aunque hoy ha crecido tanto que ya ha sido desplazado como tal. Se inicia su construcción en la primera mitad del siglo XVI dando lugar a un templo de planta basilical de medianas proporciones con puerta de acceso en la nave central. El cabecero de la Iglesia está separado del resto de la nave central y en el centro del mismo se encuentra un camino circular que alberga a la titular Santa Ana, al desaparecer el retablo del año 1554. Lo más interesante de esta iglesia en la cubierta de la nave central y del presbiterio en artesonado mudéjar ochavado aunque de menos calidad que sus compañeros de Santiago, San Francisco o Santo Domingo. La torre con un lateral a la calle es cuadrada con campanario Y probablemente estuviese rematada, al igual que la de Santiago, en el siglo XVI con chapitel. Sin embargo, en el aspecto exterior la parte más artística la constituye la portada lateral hoy cerrada, en la calle de la torre y que podrá ser el acceso de la precedente mezquita.

Iglesia de San Francisco
Iglesia y Convento de San Francisco

La iglesia consta de una nave central rectangular con presbiterio en el cabecero de la nave y algo más alto. El acceso se hace al pie de la nave central. La fachada es sencilla y sin más adornos. Esta iglesia tiene una torre y lo más sobresaliente de ella es la cubierta de su nave central y as del presbietrio al ser un bello ejemplo de la carpintería mudéjar de la zona. Data de la primera mitad del XVI siendo la iglesia que por ser monumento nacional atesora mejor y más cantidad de obras artísticas en su interior.

Iglesia de San Torcuato

Esta iglesia está relacionada con los jesuitas quienes son en realidad sus fundadores (s. XVII). Se trata de una planta de cruz griega dando lugar por ello a una nave central con someras insinuaciones de los brazos de la citada cruz y en la que se situan altares pequeños. Actualmente es sede de una de las cofradías de la ciudad.

Se sitúa en la ladera que desde la alcazaba descendía y desciende hacia la mezquita Mayor y catedral y la plaza Mayor. Tal ladera recibía, en la época musulmana, el nombre de Sened, y desde la plaza se accedía a ella por medio de una puerta situada en lo que hoy es entrada a la calle de Abentofail, junto al palacio de El Zagal. Hay también vestigios de baños romano- árabes, gemelos de los de Santiago y la Concepción.
Por todo ello, tras la guerra de los moriscos de 1568- 70, con todo lo que supuso para la mentalidad religiosa de esta región, el resucitar la vida, milagros y apostolado de San Torcuato y los demás varones apostólicos, fue un gran revulsivo para la ciudad. Un revulsivo que se acrecentaba en este caso al poder aportar, enseguida, los documentos que acreditaban el lugar donde reposaban los restos del apóstol, y los avatares de su traslado, conocimiento que permitía plantearse el problema del retorno de sus reliquias a Guadix

Iglesia de la Ermita Nueva

Se inicia este templo a partir del establecimiento de una pequeña ermita que se transforma posteriormente en parroquia especialmente después de la Guerra Civil (1936 39). Subsiste aún la pequeña ermita excavada en el cerro a modo de cueva y donde se encuentra un cuadro de la Virgen Gracia posiblemente del siglo XVII de gran valor artístico que fuera coronada canónicamente en 1956 y que tiene bajo su protección al barrio de las Cuevas.

Para el estudio de la ermita de Nuestra Señora de Gracia contamos con un valioso trabajo, realizado por Rafael Varón y Diego Casado López (1999), que consideramos fundamental para el conocimiento histórico de esta ermita y de las cuevas accitanas.
En el corazón de las cuevas se encuentra la ermita de Nuestra Señora de Gracia. Esta pequeña ermita nos recuerda las catacumbas de los primeros cristianos. La primitiva ermita se construyó sobre un viejo horno- cueva en el siglo XVI y dependió en primero lugar de la parroquia de La Magdalena (1559) y, más tarde, de la de San Miguel.
Esta ermita fue reconstruida, en los primeros años del siglo XIX, por José Pérez Chico, deán de la catedral. El culto a l Virgen de Gracia se inicia en el siglo XVII, cuando gobierna en España los reyes de la Casa de Austria.

Iglesia de Fátima

En las inmediaciones de las Cuatro Veredas al igual que ocurriera con la Ermita Nueva, a partir de una pequeña ermita se transforma en parroquia y se consigue edificar templo obra del magnífico arquitecto Santa Teresa que tiene mucho de singular y de ejemplo de notable adaptación arquitectónica al paisaje conjugando las formas de la iglesia con el entorno, el color, los distintos niveles y hasta las formas del terreno

Iglesia de Santo Domingo

La primitiva Iglesia de San Miguel data de los siglos XV y XVI, siendo su planta de cruz griega. En la actualidad está siendo restaurada por el Obispado de Guadix.

El templo de Santo Domingo, al servicio de los extinguidos dominicos de Guadix, contiguo al convento de éstos, está dedicado a parroquia de San Miguel desde el año 1958, por los problemas que planteaban esta última, como se acaba de ver. Lo que fue convento, tras la desamortización del siglo XIX pasó a propiedad particular como viviendas y huertos: "la Huerta de don Francisquito". El templo, tras la expulsión, quedó marginado, sirviendo para distintos usos, incluido el de almacén de trigo desde el año 1939 hasta que, en 1958, se trasladó allí la parroquia de San Miguel.
Este templo, anejo al convento de los dominicos, posiblemente se asentara sobre algún antecedente musulmán y premusulmán ya que en este punto se dan las circunstancias objetivas para tal hecho: instalación frente a una de las puertas más antiguas de la ciudad, calle real inmediata y fuente testigo contigua.

Ermita de San Antonio Abad

Ubicada en la Era del mismo nombre, dependiendo desde 1845 de la Iglesia de San Miguel. Destacable es la romería que se celebra el 3er fin de semana de enero.

estadisticas